Perpetua en Eribea (43)

CYC-OS MANUAL. TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA DEL IDIOMA: *INGLÉS NORTEAMERICANO* AL IDIOMA: *ESPAÑOL*.  RANGO: PP. *248-251* // La integración cyborg-clon inicia enseguida, si en la esfera no se presentan fallas en el hardware, circunstanciales o de origen; errores lógicos no detectados previamente en el software; retraso en el desarrollo de algún órgano vital por una dosis escasa de Genoacelerador®, o malformaciones por su exceso; ensamblado erróneo de una pieza mecánica clave, entre otros problemas menores de una lista reducida a menos de quinientos defectos detectados [véase Anexo 16, “Listado de defectos detectados”]. Éstos no impiden la génesis del Ciclón, aunque sí pueden dificultar su funcionamiento óptimo. Aun así, en muchos ciclones se han presentado casos de veloz adaptación a problemas graves en su desarrollo.

Las flexomembranas se funden con los nuevos tejidos biológicos hasta ser absorbidas por éstos. Las nervaduras de cable magnético se estructuran con el recubrimiento del calcio y demás minerales, excepto en el domo del cráneo, donde el titanio se combina con el hueso para mejor protección de la red esponjosa que rodeará al microprocesador: el nido neuronal que alberga la memoria electrónica y sus instrucciones. Esto le da al Ciclón todas las ventajas del discernimiento humano, sin que éste pueda borrar o contradecir los objetivos y las metas designadas para su puesto de trabajo.

Prosaic 15.8 verifica la sincronía del crecimiento acelerado del Ciclón. Las partes vivas terminan de formarse dentro de las partes mecánicas. Éstas a su vez quedan ocultas por otras partes vivas: piel, cabello, uñas, elementos cuya data genética proviene de la Muestra Distintiva Única de ADN (DNA-DOS).

La DNA-DOS, tomada de la muestra de sangre provista por el donante anónimo [como se refirió en la Parte 1], sólo mapea aspectos puntuales como la voz, el color de la piel, los ojos, el cabello, una fisonomía particular; en suma, los rasgos que vuelven distinguible a cada Ciclón entre los otros con los que deberá relacionarse mientras dure su vida útil. Dicho aspecto psico-social no se tuvo en cuenta en las primeras experiencias, lo cual devenía en continuos fracasos en la organización laboral y en una convivencia inarmónica, particularmente en situaciones extremas [véase el Anexo 16, “Breve historial de la investigación”]. Su incorporación, que resolvió este tipo de problemas en la mayoría de los casos, trajo aparejados otros de índole interna, si bien menos graves que los primeros [véase el Anexo 17, “Reacciones emocionales no calculadas, derivadas de la DNA-VOS”].

Todos los conocimientos práctico-técnicos (incluida la selección del idioma de verbalización) y las instrucciones relativas a metas y objetivos específicos del trabajador no dependen de su impronta genética, sino del set de instrucciones cargadas en la unidad de memoria reprogramable. Los ciclones se dedican a su trabajo con la eficiencia mixta de una máquina que dispone de todas las ventajas del discernimiento humano, pero sin planteos existenciales, sin generar deseos adicionales ni insurrecciones que los aparten de su labor específica, salvo en casos aislados [véase el Anexo 17].

*

* * *

*

El ataque ha terminado, señor. Logramos entrar.

¿Todo bajo control?

Estamos recuperando los subsistemas de Eribea, uno tras otro. Hay uno que nos llevará unos minutos más que el resto, pero…

¿Cuál?

Uno de los robots de mantenimiento… al parecer fue renombrado dos veces. Nada grave, resetearlo es una demora mínima. Los más importantes ya son nuestros.

¿Y el Transporte?

…Dejó la estación, señor.

¿Clement lo dejó partir, así nomás? ¿Está seguro?

Sí, señor. La situación de rehén que preveíamos no ha tenido lugar. Pero ha surgido otra cosa: hemos perdido todo contacto con el Transporte. No podemos manejarlo. Buscando soluciones, se nos ocurrió usar el registro de actividad en la memoria de Tatú-40A, el robot de mantenimiento externo. Grabó buena parte de la trayectoria inicial del Transporte y… No va hacia la Luna, señor.

¿Qué?

Está volviendo.

¿Podemos destruirlo?

Sería difícil sin llamar la atención del planeta entero. Además calculamos que el Transporte volverá a entrar de nuevo en la atmósfera en pocos minutos, por lo que deberíamos hacerlo ya mismo, sin esperar a una autorización del Senado… El costo político podría ser muy alto, señor.

Entiendo. Pero podríamos sólo… recogerlo ahí donde caiga. ¿Sabemos dónde?

Estimamos que el final de la trayectoria será en algún punto del Río de la Plata.

¿Justo ahí? Tiene que ser intencional.

Muy probablemente, sí.

¿Usted cree que nuestros amigos de Argirópolis puedan recibir el paquete y guardárnoslo unas horas mientras vamos a buscarlo? ¿Con discreción, sin hacer preguntas?

No veo por qué no. Siempre han hecho todo así.

OK, entonces. Que Madison se comunique con su amigo Garro: el viejo General sabrá qué hacer para recuperar lo que es nuestro.

Seguramente querrá saber qué vamos a hacer con Clement, señor.

Díganle que no se preocupe. Que todos los sistemas de Eribea son nuestros otra vez. Incluido el de oxígeno. Podemos cancelarlo momentáneamente, ¿no es así?

Sí, señor Presidente. Todavía falta bastante para la próxima visita tripulada.

Perfecto. Entonces infórmenle al General que a ese perro que no lo deja dormir, lo vamos a meter en una bolsa y lo vamos a asfixiar de a poco.

_______

Ir a episodio:

Siguiente→
←Anterior
Inicial (01)

Ver listado

Anuncios

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s