Perpetua en Eribea (39)

El puño blanco —que agita su gruesa cadena— se disuelve apenas Daniel Clement lo toca. Cuando el logo de Oktubre desaparece, en la pantallita queda a la vista la interfaz habitual en ese viejo modelo. Sin muchas expectativas, Clement oprime el ícono de voz en su panel habitual.

Comando de voz activado, dice el robot con docilidad. Sus palabras parecen sonar desde adentro de una lata de conservas. No pidió contraseña alguna, se extraña Clement. El sistema tiene que haber sido completamente vulnerado.

Robot: identifícate, dice Clement en el español neutro y pausado con el que sabe que el robot podrá decodificar la orden oral sin problemas.

Tatú-40B, dice la voz metálica.

Tatú-40B, pregunta: ¿Cuál es la contraseña actual que debo introducir para acceder al sistema general de la estación?

No requerida. Los Usuarios de Oktubre actualmente ya están registrados en el Sistema General de Eribea y no precisan de otras contraseñas. Otros Usuarios deben esperar desconexión de Oktubre para acceder al Sistema,  introduciendo contraseña actual.

¿“Usuarios”? Tatú-40B, pregunta: ¿Cuántos usuarios registrados como Oktubre hay?

Dos.

Tatú-40B, pregunta: ¿Yo soy uno de ellos?

Cualquier Usuario en el interior de la Estación ha sido designado como Usuario ‘Oktubre-Eribea’ por el Usuario ‘Oktubre-Tierra’, con acceso al 99% del Sistema.

Un regalo que Clement no esperaba; finalmente los hackers de Oktubre resultaron bastante generosos. ¿O no había sido generosidad de su parte, sino mera piedad? Si liberarlo implicaba matarlo, Oktubre no hubiera accedido a hacerlo. Quizás quisieron asegurarse de que tuviera alguna oportunidad de sobrevivir.

Tatú-40B, comando: Cambiar contraseñas de acceso.

Usuario ‘Oktubre-Eribea’ no tiene privilegios para esa acción. Actualmente sólo Usuario ‘Oktubre-Tierra’ puede cambiar las contraseñas.

Así que ése es el 1% del sistema al que no puedo acceder…  al menos tenía que intentarlo, se dice Clement. Resignado, pasa a otras averiguaciones.

Tatú-40B, pregunta: ¿Cuántos robots hay en Eribea?

Dos.

Tatú-40B, comando: identifica al otro robot de la estación.

Tatú-40A.

Tatú-40B, dos preguntas: ¿Está armado Tatú-40A? ¿Cuál es la función de ese robot?

Tatú 40-A no está armado. Función: mantenimiento exterior.

Bien. Tatú-40B, pregunta: ¿Hay armas de algún tipo en Eribea?

En la estación no hay armas de ningún tipo.

Tatú-40B, pregunta: ¿Tienes acceso al sistema de Tatú-40A, o a otros sistemas de la estación?

Actualmente tengo acceso a todos los sistemas de Eribea.

OK, Tatú-40B. Pregunta: ¿Hay alguna nave de emergencia, alguna cápsula de evacuación en Eribea?

No hay transportes en la estación.

Tatú-40B, pregunta: ¿Hay trajes espaciales en Eribea?

No hay trajes espaciales en la estación.

Clement lamenta no poder explorar los pasillos radiales de la rueda y el cubículo central: ahí tiene que estar la entrada a la estación, en gravedad cero. Claro que la falta de gravedad no sería el problema, sino…

Tatú-40B, pregunta: Sin contar el corredor circular y las cuatro recámaras iguales a ésta, ¿hay oxígeno en el resto de la estación?

No hay oxígeno en los conductos radiales ‘C3’, ‘C6’, ‘C9’ ni ‘C12’. No hay oxígeno en el eje fijo ‘Ax-z’. Resto de Eribea con presión de aire normal.

Tatú-40B, pregunta: Los prisioneros de Eribea respiran a través de las máscaras individuales de cada sarcófago, ¿correcto?

Sí.

Entonces no entiendo por qué razón… Tatú-40B, pregunta: ¿para qué hay aire en el resto de la estación?

Para recibir al personal humano de las visitas periódicas de mantenimiento.

La confirmación de su corazonada conmociona a Clement: hay visitas periódicas desde la Tierra. Ya se imagina escondido en las sombras, esperando una oportunidad para atacar con algún arma rudimentaria, prehistórica, que haya podido construir a mano. Una chance ínfima, y sin embargo, enorme si la compara con la desesperanza anterior, la que respiraba pesadamente en el sarcófago. Sin duda los visitantes sabrán de antemano que él está libre, oculto en algún rincón. Traerán sus propias armas, nuevas, poderosas. Deberá ser más sagaz que ellos. Tiene tanto por averiguar…

Las dudas se agolpan en la cabeza de Daniel Clement. Intenta despejar su confusión y alcanza a decir:

Tatú-40B, pregunta: ¿Con qué frecuencia llegan naves a Eribea?

En promedio se produce un acoplamiento en ‘Ax-z’’ cada seis meses.

Tatú-40B, cálculo: según la frecuencia establecida y la última visita registrada, determinar el tiempo restante para el próximo acoplamiento en ‘Ax-z’’.

Tiempo restante estimado…: dieciocho horas.

Daniel Clement sonríe ante su buena suerte. Tal vez su temporada como Robinson Crusoe no sea tan larga, después de todo.

Tatú-40B…

Hace una pausa pensativa mientras se rasca la barba nueva.

…comando: renombrar al robot Tatú-40B.

Indique nuevo nombre para la unidad especificada.

Tu nuevo nombre es Viernes.

El robot hace una pequeña pausa antes de decir:

Nuevo nombre asignado.

_______

Ir a episodio:

Siguiente→
←Anterior
Inicial (01)

Ver listado

Anuncios

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s