La marea de bronce (21)

Vientos de sangre

 

Tokan miraba la bahía. Todos los hombres estaban apostados y listos. En filas cerradas como les había indicado Emir, el general elohim. Los arqueros detrás de las líneas de hacheros y, sobre todo, formados en líneas de dos, en los puntos altos de la empalizada que rodeaba Tolomec. A la izquierda del puerto, se veía a las tropas elohim que defenderían el grueso del ataque de los pelirrojos. Si estaban ansiosos como sus hombres, nada los delataba. Sus maravillosos yelmos de plata, que terminaban en un cono coronado de un penacho rojo, estaban inmóviles y el viento parecía no querer si quiera hacer flamear ni los penachos ni el estandarte blanco con la figura del Monte Shatsza.

No notó, absorto en las formaciones que esperaban la batalla, que el general Emir había llegado juntó a él.

—Dejaré un batallón de lanceros en la plaza de Tolomec. Guha es su capitán y tiene ordenes de acudir si lo necesitas en el puerto.

—Gracias general Emir. —dijo Tokan volviendo la vista hacia el puerto.

—Yo estaré en la playa. Nuestro maitreya hizo volar una pluma de pavo y pudo ver que los barcos pelirrojos son muchos.

—Nuestro médico brujo vio cincuenta en sus sueños.

—Algo así como dos mil quinientos guerreros. —dijo Emir, pensativo.

—No me molesta el número, general. Sabía por mi abuelo que eran formidables guerreros, matadores de gigantes, hijos de dioses entregados a la batalla y sólo a la batalla. Lo que vi en la playa de la Bahía de los Castores,  me confirmo esas historias.

—Aún así, Tokan. Tenemos tres mil hombres, bien entrenados y pertrechados.

—¿Tres mil general? Usted dijo que traería dos mil elohim. Faltan mil lanzas.

—Están en el Bosque al norte de aquí. A medio camino a la Bahía de los Castores. No quiero sorpresas llegando por nuestro flanco.

—¿Alguno de los pelirrojos prisioneros habló?

—No, pero el maitreya logró inmiscuirse en el sueño de uno de ellos. Si la información es cierta, hay diez barcos pelirrojos que se dirigen a Bahía de los Castores, y esos barcos traen hombres montados en ciervos sin cuernos, ciervos gigantescos y fuertes como el Carnero Negro.

—Mi abuelo me habló de esos ciervos, horsa, les decía. Un guerrero montado en ellos multiplica el daño que puede hacer entre los hombres a los que embiste.

—Exacto. Sólo cien guerreros montados en esas bestias destrozaron el ala izquierda del ejercito elohim que los enfrentó hace más de cincuenta ciclos de sol cuando los pelirrojos quisieron establecerse en la Bahía. Pero su ventaja disminuye en el bosque. Envíe lanceros pesados a defender el paso, ya los detuvieron una vez, lo harán otra.

—Conozco esa batalla general. Mi abuelo fue hecho prisionero después de ella. —dijo Tokan perdiendo su vista en el mar. —Sólo espero que podamos detenerlos general Emir.

—Confío en las destrezas de tu pueblo con el hacha Tokan. —dijo Emir intentando infundir valor en el guerrero mohawn.

Tokan iba a hablar cuando sonó un cuerno desde la atalaya ubicada más al sur de la gran aldea. Emir empezó a correr en esa dirección y Tokan lo siguió instantáneamente. El vigía de la Atalaya, un soldado elohim, seguía soplando el cuerno cuando los dos hombres llegaron a la base de la atalaya. El batallón de elohims asentado en la plaza avanzaba a la carrera hacia la entrada sur. Emir dio órdenes para que unos arqueros se apostaran también en el sector.

Sin embargo, lo que vieron no era a los pelirrojos en avance hacía la aldea. Varías columnas de guerreros de todos los pueblos llegaban a Tolomac. La primera prueba de la Marea de Bronce, y del vigor de la alianza de los pueblos, tendría en Tolomac, su primer y más fuerte escollo. La batalla de Tolomac estaba por comenzar.

 

Siguiente

Anterior

• Ver listado

Anuncios

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s