La marea de bronce (20)

Vientos prohibidos

 

Jonté, hija del jefe Hohawnk de Tolomac, encabezaba la larga columna de niños y mujeres que dejaban la gran villa de Tolomac para refugiarse en la región de lagos, tierra adentro. Ella se había resistido a dejar la aldea, se había inmiscuido en la reunión del concejo y dejado bien en claro ante los hombres de Tolomac que las mujeres amaban tanto la villa como los hombres y que tenían derecho a quedarse y pelear. Pero su padre se negó rotundamente a que las mujeres pelearan. Sólo Anthas, la bruja de Tolomac se quedaría para la batalla.  Ella y Woja, el aprendiz de la bruja, llevarían a las mujeres y niños a los lagos, hasta que la batalla contra los pelirrojos terminara y pudieran volver. Si Tolomac caía, recaería sobre ella la tarea de liderar a los mohaws para evitar que su pueblo desaparezca de la tierra.

Jonté y Woja eran amigos desde niños. Él la amaba en secreto, jamás había dado señales a Jonté de su amor y a cambio de ese silencio personal, se había convertido en el mejor amigo de la hija del jefe. Cada vez que Tokan, el mejor de los guerreros jóvenes y prometido de Jonté salía de caza o acompañaba las caravanas de los vendedores de pieles hacia Mesada, Woja pedía al gran espíritu que se llevará al guerrero y dejará su camino libre hacia Jonté. Pero Tokan se volvía cada vez más y más prominente en la  gran aldea mientras el amor de Woja crecía y se avinagraba en su interior.

La columna de mujeres y niños mohaws se cruzó con los contingentes de elohim que marchaban hacia Tolomac. Jonté, buscaba con su vista al general Emir entre los guerreros del Monte Shatzsa. Woja, detrás, se admiraba del silencio en el que marchaban los elohim, solo cortado por el rítmico paso acompasado de ese majestuoso ejercito.

—¿A quién buscas, Jonté?

—A nadie Woja. Estoy maravillada por los elohim. Tu mejor que nadie sabe que no es común ver marchar a la guerra a los hombres del Monte sagrado.

—Te conozco desde niño Jonté, tus ojos buscan algo que vuela por sobre estos guerreros.

Jonté sonrió y miró a Woja por sobre su hombro.

—A su general, Woja, busco a su general. —dijo Jonté con una exquisita sonrisa dibujada en su cara.

Woja sintió como su corazón se estrujaba en un espasmo y el estómago se cerraba, intoxicado, lleno de desazón y envidia.

—¿Qué has hecho, Jonté? Estos hombres tienen prohibido el amor. Son hijos de la diosa del amor y, como ella, tienen prohibido probar aquello de lo que son guardianes.

—Woja. —dijo Jonté cambiando drásticamente su expresión. —Sólo me permití amar.

—Jonté, es una locura.

—Sí, lo és. —dijo Jonté volviendo a caminar con la mirada ahora perdida en el camino bajo sus pies. Woja la siguió mientras pensaba las consecuencias de los actos de Jonté.

—¿Te acuerdas lo que nos dijo Anthas apenas pasamos nuestra iniciación? —dijo ella, interrumpiendo los pensamientos de Woja.

—¿Sobre el amor?

—Sí, esa tarde junto al río. ¿Recuerdas?

—No Jonté, no es algo sobre lo que piense a menudo. —mintió Woja.

—El amor es la mayor debilidad de los hombres, la envidia de los dioses y…

—El aliento del Gran Espíritu. —dijo Woja completando la frase de Jonté.

—Eso. Es una locura que nos empuja a la destrucción. Sólo espero que Tokan y Emir no sean los que terminen así por mi culpa.

Jonté se detuvo al costado del camino y miró una vez más la columna de hombres que marchaban a la batalla para defender su amada Tolomac. En silencio pidió al Gran Espíritu, y a la diosa de la que poco conocía,  no ser la llave que abriera la puerta de la perdición de los dos hombres que ocupaban sus pensamientos. Woja caminaba más adelante. Junto a un grupo de niños que lo miraban con admiración, dejó que una lágrima saliera de sus ojos.

 

Siguiente

Anterior

• Ver listado

Anuncios

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s