La marea de bronce (18)

Un jefe muerto en el Árbol Rojo

 

—Sólo Khona y Mhuencalfú. —dijo la maaki y comenzó a caminar lentamente hacia el bosque. Los dos jóvenes caminaron detrás de ella haciendo un esfuerzo por no adelantársele.

Si bien Mehucur había prometido volver la mañana posterior a la que partió, habían pasado dos días. La toldería entera interpretó la ausencia como tiempo que Mehucur se tomaba para tan difícil decisión. La gran mayoría esperaba que Mhuencalfú fuera el elegido. El sacrificio de su padre pesaba mucho en el ánimo de los punchen y todos sabían que el gran Kimen Mapu había preparado a Mhuencalfú para que liderara un día los destinos de los punchen. No era un puesto hereditario, aunque Mhuencalfú sería el cuarto de su familia en ser jefe. Malen Malen, su bisabuelo había derrotado a los sijer en la batalla de la Laguna del Tigre, cuando parecía que los armadillos sijer iban a aplastar a las naciones huenches.  Su abuelo, Jucurá lideró a la confederación huenche en el ataque al Tanko del Cuarto Río, última frontera del imperio sapaninti hasta la batalla dónde Kimen Mapu, su padre, frenó la extinción de los punchen en la Batalla del Arroyo. Los que preferían a Khona no veían otra cosa que al mejor cazador de las tolderías, un joven que los había salvado del hambre cuando vagaban por la llanura en busca de un nuevo lugar donde asentarse. Era un guerrero nato, diestro en el uso de las boleadoras y la lanza. Era un hombre físico pero en su mirada brillaba el fuego de la perspicacia, de la inteligencia.

—Anoche soñé con el árbol rojo. —dijo la maaki, deteniéndose en el linde del bosque.

—¿Un buen sueño? —preguntó Mhuencalfú.

—Estaba seco y entre sus grandes raíces yacía un huemul. —continuó la maaki ignorando la pregunta de Mhuencalfú. —De repente aparecía otro huemul y se acercaba al caído, abría su boca y mostraba una dentadura de puma. Luego, sin más, agachaba su cabeza y empezaba a comer al huemul caído.

—¿Sabes ya lo que el sueño quiso decirte, maaki? —preguntó Khona.

—Si Khona. Es una advertencia. Es un asesinato. Sangre de la misma raza, derramada entre hermanos. —respondió la maaki.

Los dos jóvenes ayudaron a la maaki a saltar el arroyo y se alternaban para ayudarla a caminar por el bosque.

El Árbol Rojo estaba en una hondonada. Cuando Mhuencalfú, Khona y la maaki aparecieron sobre la loma más al sur, vieron a Mehucur arrodillado frente al Árbol. Khona lo llamó, Mhuencalfú también gritó el nombre del capitán de su padre, pero Mehucur no respondió. Los dos terminaron de ayudar a la maaki a descender la loma y corrieron hacia el capitán.

Mehucur tenía un gran golpe en la sien derecha, hecho por una baleadora de piedra, tenía una lanza partida en dos en su estómago que lo mantenía en esa posición orante. En su mano derecha, apretada con fuerza, estaba la bincha de Mhuencalfú. No había rastros de la bincha de Khona.

—El huemul muerto por los de su propia especie. —dijo la maaki. —Un punchen se ha manchado las manos con sangre punchen. —agregó.

—La lanza es de las nuestras, tiene la atadura punchen. Fue uno de nosotros. —dijo Khona, intentando borrar un poco el desconcierto.

—Parece que tenemos nuevo jefe. —dijo la maaki tomando la bincha de Mhuencalfú de la mano de Mehucur.

—No es una alegría en medio de este dolor. —dijo Mhuencalfú, aunque su rostro no ocultaba la satisfacción de saberse el nuevo jefe. —Khona, necesito de tu ayuda, necesito capitanes. Y nuestro primer trabajo es saber quién mató a Mehucur. ¿cuento con tu honor y con tu lanza?

—Sí, Mhuencalfú. Eres el nuevo jefe. —respondió Khona sin dejar de mirar a la maaki, que empezaba a juntar hierbajos y a cantar por el alma del viejo capitán Mehucur.

 

Siguiente

Anterior

• Ver listado

Anuncios

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s