Musa (07)

Aunque estaba a la espera de una nueva revelación, disfrutaba como un niño de cada nueva RCEC. Era la edad de oro de este arte, cada novedad nos abrumaba, cada grupo de creadores nos llevaba a lugares desconocidos. Todos tenían opiniones, ideas, estéticas, formas de trabajar únicas.

Tenía mis preferidos: Los Arquitectos Fantasmas, Acuario en Rojo, Los Brujos Azules, los Acopiadores de sueños. Encontrados todos por azar, les había dado mi puntaje más alto en los rankings.

 

Los Arquitectos Fantasmas basaban su obra en el cambio de identidad. Construían las sensaciones físicas y de percepción y te hacían sentir otro e investigar tu entorno.

En su primera obra, que encontré navegando al azar, despertabas en una habitación siendo un niño. Te levantabas en la penumbra del amanecer, mirabas juguetes y cosas que sentías propias, y sigiloso, como con miedo a despertar a tus padres, caminabas por la casa en la oscuridad, con la emoción de moverse oculto por un lugar familiar que parecía ahora convertido en algo extraño. Jugar, comer golosinas, revisar todos los lugares que estaban prohibidos por los adultos.

Sus trabajos fueron mis preferidos durante mucho tiempo; si bien la estructura se repetía, sabían dar calidez a los detalles y siempre un viaje placentero e imaginativo. Ellos fueron los primeros en encontrar la estructura básica de los creadores en grupo que se mantuvo como el estándar de trabajo.

Un creador para cada aspecto de la RCEC, que a la vez eran los puntos que nosotros evaluábamos como críticos. Contexto visual, coherencia argumental, solidez física y estabilidad de la programación. Un cuarteto, como los clásicos del rock que tanto me gustaban.

Los Arquitectos fueron variando con el tiempo. Primero crearon Musas donde eras otra persona, vivías en otro lugar y lo sentías como tuyo. Niño, adulto o anciano, hombre o mujer. Con el tiempo hasta se atrevieron a hacernos experimentar el mundo como animales (de los pocos que quedaban por ahí, en verdad, y alguno recuperado de la memoria).

Coincidiendo con la muerte de mi padre, luego de que yo cumpliera los treinta y cinco (y ya con diez años de profesión a mis espaldas), ellos pusieron en línea, en un extraño caso de sincronicidad, una de las RCEC que más me ha emocionado.

Si bien hacía años que no era cercano a mi padre, su muerte fue muy dura para mí. No fui a su cremación ni al depósito de cenizas, ese enorme y tétrico edificio en las afueras de la ciudad, tan distinto a los cementerios de clase alta. El depósito era como un enorme archivero, lleno de cajas pequeñas de metal, apiladas una sobre otra. A pesar de que mi familia no era pobre ni mucho menos, era imposible pagarle a nuestro padre una tumba en los cementerios exclusivos que replicaban a los de antaño: enormes parques construidos en el interior de edificios modernos, donde podías visitar a tu ser querido y disfrutar del sol y el entorno artificial.

En la RCEC que experimenté ese día despertabas en una sala de hospital y eras un anciano enfermo. Desde la cama veías el mundo moverse lento a tu alrededor, con la vista como empañada de medicamentos y agonía. Los doctores se acercaban y te hablaban. Las enfermeras hacían su trabajo. Personas que sentías amar iban y venían desencajadas de dolor y tristeza, tocándote, besándote, despidiéndose.

No sentías dolor sino un extraño distanciamiento, un cansancio inigualable y la necesidad de abandonar, de que todo termine. Y entonces llegaba ese momento. El mundo se alejaba de a poco. Primero oscuridad. Después una luz brillante que te encandilaba y no te permitía ver las formas que intuías a tu alrededor donde sea que estuvieses.

Cuando te desconectabas, sentías, sentado en tu habitación, el deseo de que ese momento fuera así. Que nadie sintiera dolor. Que cuando te alejaras para siempre, fuera hacia un mundo mejor.

 

Siguiente
Anterior

Ver listado

Anuncios

Un pensamiento en “Musa (07)

¿Qué te parece?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s